Qué es el marketing de contenidos y como se elabora una buena estrategia

Qué-es-el-marketing-de-contenidos

Seguro que continuamente oyes hablar de lo importante que es el marketing de contenidos para los negocios hoy en día. Y no es para menos, pues realmente lo es. Pero ¿sabes exactamente en qué consiste, de que manera puedes elaborar una buena estrategia y cuáles son los beneficios que puede brindarte?

Si todavía no lo tienes muy claro, quédate a leer este post y sabrás por qué todo el mundo habla de esta potente y a la vez sencilla estrategia del marketing online.

Qué es el marketing de contenidos

El marketing de contenidos o content marketing consiste en la redacción de contenidos útiles e interesantes enfocados a una determinada audiencia.

Marketing de Contenidos

Qué objetivo tiene el marketing de contenidos

El objetivo es generar una reacción positiva en los receptores de esos contenidos, de modo que se sientan atraídos por tu marca y finalmente realicen una conversión.

Para que este ocurra, es decir, para que el marketing de contenidos funcione, es necesario contar con una estrategia. Y es que no es lo mismo crear contenido sin más, que hacerlo de forma enfocada y con un propósito. Esto solo lo proporciona una estrategia, y esta la base del marketing de contenidos.

estrategia de Inbound Marketing

¿Cómo se elabora una buena estrategia de marketing de contenidos?

1. Conoce a tu audiencia

El primer paso para elaborar una estrategia de marketing de contenidos, es conocer bien a tu audiencia. Si no sabes para quién escribes, ¿cómo vas  a lograr conectar con tus lectores? Tienes que tener muy claro a quiénes te diriges y a partir de ahí, establecer las características que tienen estas personas. La forma más eficiente de hacerlo es diseñando a tu buyer persona, es decir, el perfil concreto y exhaustivo de tu cliente, elaborado a partir de un conglomerado de datos obtenidos de tus clientes reales. El buyer persona aglutina no solo los datos sociodemográficos, sino también los psicográficos y los puntos de dolor de tu cliente. Contar con esta información es esencial, pues te da las claves para empatizar con tu audiencia a la hora de escribir tus contenidos.

Si esto no sucede, es decir, si no se produce esta conexión, cualquier estrategia de marketing de contenidos se viene abajo. La clave es que el contenido sea útil y valioso para tus clientes, si no, estarás trabajando en vano. Y la única manera que tienes para lograr esto es conocer al detalle a tu audiencia. Solo así podrás satisfacerla, dándole darle justo aquello que necesita.

No tienes por qué tener solo un buyer persona, lo normal es que cuentes con más, pues probablemente dispondrás de productos o servicios para varios tipos de cliente. Por eso, es posible que tengas que elaborar tres o cuatro perfiles de buyer persona, aunque esto depende de tu tipo de negocio.

Si quieres saber cómo elaborar el perfil de tu esta figura clave del marketing online, puedes visitar este post en el que te damos algunos consejos imprescindibles para crear a tu buyer persona.

2. Elabora un plan de contenidos

Una vez que hayas puesto los cimientos, es decir, que sepas quién es tu receptor, toca dar el segundo paso. En cualquier estrategia es necesario contar con un plan. Este nos va guiando en cada fase hasta alcanzar el destino previsto. En este caso, el plan de contenidos es el documento sobre el que vas a volcar tu línea de acción. Para que sea eficiente, el plan de marketing de contenidos debe desarrollarse vinculado al ciclo de ventas. Es decir, hay que acoplar los contenidos que vas redactando y lanzado a tus usuarios, a la fase del funnel o embudo de ventas en el que estos se encuentran.

El embudo de ventas está formado por cada una de las etapas que atraviesa un usuario hasta que se convierte en cliente.

Fases de un buen plan de contenidos: 

  • Atracción del usuario hasta tu marca.
  • Conversión del usuario es prospecto o lead, pasando a formar parte de tu base de datos.
  • Cierre de la venta.
  • Fidelización del cliente.

Pues bien, este ciclo de compra puede ser mucho más poderoso gracias a un buen plan de contenidos que esté perfectamente acoplado. Para diseñarlo, todo lo que tienes que hacer es determinar qué contenidos vas a elaborar y distribuir en cada una de las fases.

Los contenidos van a funcionar como un detonante para lograr conseguir los objetivos establecidos en cada una de estas fases. Vamos a verlo punto por punto:

– Atracción

En este primer momento tu objetivo es que el usuario se interese por tu negocio. Por el momento no te conoce, pero está buscando una solución relacionada con un producto o servicio que tú ofreces. Crea contenidos en tu blog que estén alineados con el perfil de tu buyer persona. ¿Qué temas relacionados con tu producto o servicio son los que más despertarán su interés? Pues trata esos temas, y después divulga tus artículos en las redes sociales en las que se mueva. Aunque el blog es la herramienta básica en cualquier estrategia de contenidos, también existen otros formatos que puedes utilizar en función de tus requisitos, como por ejemplo los white papers, los vídeos o los eBooks.

Para que los contenidos lleguen a tus usuarios, también es importante que utilices el SEO (Search Engine Optimization). Gracias a él podrás obtener más visibilidad en los buscadores y generar más tráfico hacia tu página web. En este sentido, importante que conozcas las keywords o palabras claves que utilizar tu buyer persona.

Agencia SEO Barcelona Servicios

– Conversión

Una vez que, gracias a los contenidos, has cumplido el primer objetivo, es decir, atraer al usuario hasta tu web para que conozca tu producto o servicio, debes conseguir su contacto. Esto es muy importante, porque si el usuario simplemente llega a tu web, lee el contenido y se marcha, de poco habrá servido tu esfuerzo.

El objetivo en esta segunda fase es que esta persona pase a formar parte de tu base de datos. Este es el verdadero comienzo de tu relación comercial con ella.

Para conseguir que el usuario te proporcione su contacto, volverás a ofrecerle, de manera gratuita, algo que él desea: contenido interesante y de valor que despierte su curiosidad. Para poder acceder a él tendrá que rellenar un formulario en el que le pedirás, al menos, su dirección de email. ¡Ya lo tienes! Una vez que el usuario descargue el contenido, habrás pasado a formar parte de tus contactos. Y de esta forma, los dos saldréis ganado. Por un lado, hay un usuario satisfecho con los contenidos que le proporciona tu marca, y por otro tú has ganado un contacto que es un cliente potencial.

Los contenidos que puedes ofrecer en esta segunda fase, deben ser más específicos y con más valor añadido que los del blog. En cuanto a los formatos, funcionan bien los eBooks, webinars, tutoriales o white papers. La técnica para llamar la atención cuando el visitante ha llegado a tu web, y evitar que se marche sin dejar su contacto, es poner un CTA (Call to Action) en una landing page que promocione de manera vistosa el acceso gratuito (previa cumplimentación de formulario) al contenido que estás ofreciendo.

– Cierre

Esta es la fase decisiva, pues en ella el contacto se convertirá en cliente. Tu labor ahora es proporcionarle contenidos e emails personalizados hasta que se produzca la transacción. Para poder adaptar perfectamente los contenidos a los requisitos de dichos contactos, primero tienes que determinar hasta qué punto estos están dispuestos para la compra. De este modo, puedes establecer grupos de contactos en función del nivel de disposición a realizar una compra, y adaptar los contenidos y tu estrategia de email marketing a cada uno de esos grupos.

Estos procesos que acabamos de explicar y que consisten, primero, en valorar la preparación para la compra de los contactos y, después, en proporcionales contenido adecuado, reciben el nombre de lead scoring y lead nurturing respectivamente. La mejor forma de llevarlos a cabo es mediante softwares de automatización que agilizan enormemente el trabajo, como por ejemplo Hubspot.

– Fidelización

Tu estrategia de contenidos no acaba una vez que se cierra la venta. Cuando esto ocurre, tienes que seguir creando contenidos, pero  ahora para fidelizar a tu cliente. Un cliente fiel y satisfecho es la mejor publicidad para tu marca, así que no permitas que tu relación con él acabe una vez realice la compra de tu producto o servicio. Los objetivos ahora son dos: que vuelva a comprar y que se convierta en un entusiasta de tu marca. Para ello, sigue proporcionándole contenidos de valor acordes a su estadio y ofrécele promociones especiales que despierten su interés. Mantén la relación con él a través del email marketing y de las redes sociales.

Para resumir, tu plan de contenidos debe estar enfocado en convertir en cliente al usuario, vinculando todo el contenido que creas a las cuatro fases del proceso de compra: atracción, conversión, cierre y fidelización.

Cuáles son los beneficios del marketing de contenidos

Si bien el marketing de contenidos no tiene muchos beneficios a corto plazo, podemos asegurarte que sus beneficios son a medio y a largo plazo, pero estos son estables en el tiempo y bastante sólidos:

  • Es relativamente sencillo de gestionar: conociendo bien a tu buyer persona y con un CMS, puedes gestionar de forma sencilla tu estrategia de contenidos.
  • Genera engagement con tu audiencia, diferenciándote así de tu competencia y otorgándote una gran ventaja respecto a ella. Para el público, la confianza a la hora de adquirir un producto o servicio, es fundamental.
  • Mejora tu posicionamiento SEO: el contenido de calidad te ayuda a un mejor posicionamiento en buscadores, algo imprescindible para que tu marca tenga visibilidad.
  • Es asequible: el marketing de contenidos, comparado con otras estrategias, no requiere una gran inversión.
  • Reduce tu presupuesto en marketing: de acuerdo con el Content Marketing Institute, el coste de un lead a través de una estrategia de con­tent marketing es inferior en un 62% a la publicidad tradicional.
  • Generación de leads cualificados de forma constante.
  • Tu audiencia te proporciona un feedback valioso que no obtienes mediante otros medios como la publicidad tradicional, y que debes utilizar para ajustar tu estrategia.
  • Refuerza otras estrategias de marketing digital: el marketing de contenidos trabaja a la perfección con el SEO, el Inbound Marketing o el email marketing.
  • El contenido perdura en el tiempo: a diferencia de la publicidad pagada SEM o de display, que solo te proporciona beneficios mientras estás pagando la campaña, el marketing de contenidos lo hace de forma ininterrumpida desde que publicas el contenido.

Formulario Newsletter Posts

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a nuestro email y recibe semanalmente nuestro boletin con los mejores artículos.

¿Preparado para empezar a usar el marketing de contenidos?

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender bien en qué consiste el marketing de contenidos y te proporcione la base para poder comenzar a proporcionar contenido de valor a tu público objetivo que desees llegar. Si tienes cualquier duda, o quieres que te ayudemos a diseñar una estrategia de marketing de contenidos completamente orientada a la captación de leads cualificados, en NothigAD podemos ayudarte.

Somos una agencia de marketing online especializada en Marketing de contenidos e Inbound marketing y contamos con una sólida trayectoria y los mejores profesionales y herramientas. ¡Ponte en contacto con nosotros y empieza hoy mismo a beneficiarte de una buena estrategia de marketing de contenidos!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *