Inbound marketing y branding juntos trabajan mejor

Inbound marketing y branding

Inbound marketing y branding se encuentran estrechamente relacionados, lo largo de este post verás que relación tiene uno con el otro: la construcción de la marca es una pieza clave en la metodología de Inbound marketing y, a la vez, el branding encuentra un aliado perfecto en las estrategias de Inbound marketing. ¿Quieres saber cómo integrar de forma eficaz ambas estrategias y que relación tiene el inbound marketing y el branding? Entonces no te pierdas este post.

Primero, aclaremos algunos conceptos: ¿qué es branding en marketing exactamente? Desde luego, es mucho más que un logotipo o un slogan. Cuando un cliente se decide por una marca frente a otra con un producto similar, es por cómo esta le hace sentir. El branding tiene un gran componente emocional que, como es lógico, no se trabaja en un día. El branding corporativo es el proceso de creación y consolidación de todo aquello que define y diferencia a una marca: sus valores, su visión y los mensajes que transmite. En definitiva, su personalidad.

En el contexto actual, plagado de marcas y muy competitivo, el branding es clave para conseguir conectar con tu público. Por ello, primero debes encontrar aquello que hace que tu marca sea única. Y cuando lo encuentras, debes potenciarlo y mantenerlo para que, una vez que consigues llegar a tu público, esta relación sea duradera. Pues bien, el Inbound marketing, es una magnífica forma de lograrlo. ¡Veámoslo!

Que relación tiene el Inbound marketing y el branding

                                           
Como te explicamos en este post, el Inbound marketing es una metodología de marketing digital que, utilizando diversas técnicas no intrusivas, consigue que sean los clientes potenciales quienes encuentren una determinada marca. Es decir, que sean ellos los que den el primer paso, interesándose por un producto o servicio. Así, mientras que en el marketing tradicional, la marca busca al cliente, en Inbound marketing el cliente busca la marca.

¿Y cómo lo logra? Ofreciendo a los usuarios contenidos de valor que despiertan su interés. De este modo, aunque el objetivo final del Inbound marketing es conseguir ventas, el cliente no lo percibe así.

Agencia Inbound Marketing Barcelona

Fases del Inbound Marketing

El Inbound marketing se desarrolla principalmente en cuatro fases:

  • Atracción
  • Conversión
  • Cierre
  • Fidelización

En todos estos estadios, que se corresponden con las fases que atraviesa un usuario hasta hacerse cliente, el Inbound marketing acompaña al cliente con los contenidos más adecuados en cada momento. Primero,  para atraerlo, se publican contenidos (en el blog y en las redes sociales) que sean interesantes para el cliente potencial, después, una vez que ya ha llegado a tu web gracias a esos contenidos, se le ofrece otro más específico y elaborado (un ebook por ejemplo) a cambio de que nos deje sus datos de contacto. Una vez que lo tenemos en nuestra base de datos, los vamos “nutriendo” con diferentes contenidos hasta que finalmente realiza una conversión. Por último, queda mimarlo y seguir ofreciéndole valor para conseguir que se convierta en un embajador de la marca.

Si algo es obvio en Inbound marketing, es la importancia que tiene la relación con el cliente. Todo gira en torno a ella. Pues bien, si quieres que tu estrategia funcione, esta relación debes construirla en base a la historia que cuentas, es decir, a los valores, actitud y filosofía que transmites a través de tus contenidos, tu web y tus redes sociales. Por eso, cuanto más sólido sea tu branding, más fácil lo tendrás a la hora de llevar a cabo una estrategia de Inbound marketing y atraer a más clientes.

El branding te permitirá saber dónde estás y hacia dónde quieres ir con tu estrategia de Inbound marketing, algo fundamental para que la conexión que establezcas con tu público funcione.

estrategia de Inbound Marketing

Claves para un plan de branding corporativo

Podríamos resumir todo este apartado en un único consejo: tu branding debe transmitir quién eres, qué haces y a quién te diriges.

1.     Define tu propósito

Además de conseguir beneficios, ¿qué valor funcional o emocional aportas a tu público? Tener esto claro es lo principal y es un punto fundamental para lograr generar fidelidad por parte de tus clientes.

2.    El Buyer Persona

El buyer persona es un concepto que pertenece al Inbound marketing, no al branding. Sin embargo, como vas a ver, aplicarlo a este último es muy eficaz. El buyer persona es la síntesis, elaborada a partir de datos reales, del perfil de cliente al que te diriges. Además de sus datos sociodemográficos, engloba también su personalidad, hábitos, aspiraciones y temores. El buyer persona está en la base de cualquier estrategia de Inbound, pues focaliza los esfuerzos en un segmento concreto del público, justo ese que te interesa. De este modo logra atraer a los usuarios ideales. Pues bien, de la misma manera, si a la hora de diseñar tu estrategia de branding tienes en mente a tu buyer persona, podrás afinar al máximo el enfoque más adecuado.

3.     Sé  coherente

En todos los contenidos que publiques deben subyacer los valores de tu marca y ser coherente con tus publicaciones. Piensa en la publicidad de grandes marcas como por ejemplo Coca Cola: los mensajes que nos transmiten siempre van en la misma línea.

4.     Crea tu guía de estilo

En relación con el punto anterior, es importante contar con unas pautas enfocadas en lograr esa coherencia, de modo que todos los miembros de tu empresa, también los recién incorporados, conozcan el tono y la actitud que hay que aplicar a todo lo que comunica tu marca: desde los contenidos hasta los colores corporativos o las tipografías de los documentos. Además esto ayudará a que tanto tus productos como tus contenidos sean rápidamente reconocibles por tus clientes, algo que sin duda reforzará  su vínculo con la marca. Para crear esta guía de estilo tienes que tener muy claro el punto 1, es decir, cuál es el objetivo de tu marca y, por supuesto, el perfil de tu buyer persona. Una guía de estilo ayudará a crear armonía entre todos los aspectos de tu marca y todos los departamentos de tu empresa.

Agencia Diseño Gráfico

4.     Conecta con tus clientes

Esta es la parte más intangible y quizá la más complicada. Pero es justamente la más diferencial, esa que aporta ese “no sé qué” que tienen algunas marcas. Apela a las emociones del ser humano y tiene que ver con aquello a lo que asocian los clientes a tu marca y, sobre todo, con cómo les hace sentir. Sin emoción, no hay conexión y tampoco habrá lealtad hacia tu marca. Para lograr este vínculo debes esforzarte en dos líneas:

● Haciendo que tus clientes se sientan especiales, y una buena forma de lograrlo es ofreciéndoles interacción personalizada, a través de correos electrónicos o de las redes sociales.

● Vinculando tu marca a una emoción positiva. Esto generará apego y atracción por parte del cliente. Piensa por ejemplo en BMW. Con un slogan tan sencillo como “¿Te gusta conducir?” desencadena en el público una serie de emociones asociadas al placer y a la libertad.

Aplica el Branding a tus objetivos de Inbound Marketing

En cuanto hayas definido tu estrategia de branding, es hora de aplicarla a tus objetivos Inbound marketing. Como hemos señalado antes, este se desarrolla en cuatro fases que corresponden al ciclo de compra del cliente. Pues bien, cada una de ellas supone una excelente oportunidad para mostrar a tu audiencia la personalidad de tu marca. Incorporando el branding a cada etapa del embudo de Inbound marketing lograrás mejores resultados en tu captación de clientes de valor.

¿Cómo hacerlo?

1. Atracción

La relación de tu marca con un cliente potencial comienza aquí, cuando un usuario ha llegado hasta tu web gracias a un contenido de valor para él. La primera impresión es muy importante: tienes tan solo unos segundos para que este cliente entienda la personalidad de tu marca y para conseguir conectar emocionalmente con él. Por ello, incorpora tu enfoque de marca tanto a todos los contenidos, como también a la propia página web. Esto hará que tu marca se perciba de forma distinta a las de la competencia.  

2. Conversión

En esta fase tiene lugar la conversión de los usuarios en leads (un lead en Inbound marketing es un cliente potencial). Para que ocurra, se utilizan las CTA (Call to Action), en las que se ofrece un contenido de valor más potente (un ebook o un video tutorial por ejemplo) a cambio de que el visitante deje sus datos en un formulario de contacto. La CTA es importante para captar la atención, así que esfuérzate en darle la personalidad de tu marca, en cuanto a la estética (utilizando los colores corporativos) como a la comunicación (emplea el tono del discurso que aplicas a tu marca). Y aplica el mismo criterio tanto a la landing page como al contenido a descargar.  Desde el punto de vista de tu branding de marca, es un momento importante, en el que la conexión con tu cliente potencial puede consolidarse o no, y esto va a depender en gran medida de cómo este se sienta con tu marca en términos de compatibilidad, confianza  y seguridad.

3. Cierre

En esta etapa, mediante una estrategia de lead nurturing irás haciendo avanzar a los leads hacia el siguiente estadio del funnel, teniendo como objetivo final que cierren una compra. Para ello usarás diferentes contenidos en función de su “temperatura”, es decir, su predisposición hacia la compra. Pues bien, el email es una de las herramientas que mejor funciona y que, además, te permite hacer branding de una forma más intensiva, puesto que la relación con el cliente es personal y directa. De nuevo, trabaja cada detalle y alinea tanto el tono como el diseño al enfoque de tu marca. Que no sea un email más de una empresa más, que sea el email de “tu” marca.

4. Fidelización

Has conseguido un cliente más ¡enhorabuena! Pero no te relajes, porque tu relación con él no acaba con su compra. De hecho, aunque te sorprenda es aquí donde comienza. Ahora es el momento de mimarlo para conseguir que no la olvide y que la recomiende en sus círculos de amistades. Sigue ofreciéndole contenidos de calidad y también oportunidades especiales (descuentos u ofertas), pero, lo más importante, continúa haciéndolo desde tu enfoque de marca. No dejes de aplicar el branding en esta fase. Si tu cliente ha llegado hasta aquí es porque ha conectado con la personalidad de tu marca. Y eso es lo que desea seguir viendo. Así que, ¡sigue trabajándola y mostrando quién eres!

Como ves, alineando las fases del Inbound marketing con tu branding, ambas estrategias saldrán fortalecidas. Tenlo en cuenta y aplícalo a la hora de potenciar tu marca.

Formulario Newsletter Posts

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete a nuestro email y recibe semanalmente nuestro boletin con los mejores artículos.

¿Buscas una agencia de Inbound Marketing?

En NothingAD somos una agencia de Inbound marketing ubicada en Barcelona. Estamos especializados en realizar estrategias Inbound para pymes y grandes empresas: te ayudamos a conectar con tus clientes potenciales, despertando su interés en tu marca y haciendo que destaque sobre la competencia.

Si deseas que tu cartera de clientes aumente y que tu negocio crezca, aprovecha la metodología de Inbound Marketing y ponte en contacto con nosotros sin compromiso. Estaremos encantados de resolver cualquier duda que puedas tener y de explicarte todo lo que podemos hacer por tu marca.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *