4 Consejos Imprescindibles Para Crear a tu Buyer Persona

consejos buyer persona

Instrumento esencial del inbound marketing, el buyer persona funciona como una brújula que orienta los pasos que debes dar en tu estrategia de marketing digital. Por eso hoy vamos a darte cuatro consejos imprescindibles para crear a  tu buyer persona. Son recomendaciones que has de tener en cuenta si quieres que tu buyer persona sea realmente funcional. Como ya te explicamos detalladamente en este post anterior, un buyer persona es un perfil ficticio creado a partir de datos obtenidos de tus clientes reales.

Los beneficios que aporta definir un buyer persona, son muchos y realmente valiosos. Podemos resumirlos en uno: optimiza tus campañas de marketing a todos los niveles. Y es que el tener acotada la personalidad de tu cliente, te permite segmentar de forma más afinada la publicidad, seleccionar los temas más pertinentes para tu estrategia de contenidos y, en definitiva, ofrecerle tanto mensajes como productos que respondan de la forma más estrecha posible a sus necesidades. Conocer los puntos de dolor de tu buyer persona te otorga la gran ventaja de poder anticipar qué es lo que necesita. El resultado: un mejor aprovechamiento de la inversión en marketing y un aumento de nuestro ROI.

Agencia Inbound Marketing Barcelona

Aquí van 4 consejos imprescindibles para crear a tu buyer persona:

1. No lo confundas con publico objetivo o con cliente ideal

Un error muy habitual ¡No lo cometas! Tienes que tener muy claro lo siguiente:

  • El público objetivo alude al segmento de población real al que tu producto se dirige para ayudarle a resolver un problema o satisfacer un deseo.

Se trata de una acotación sociodemográfica basada en datos como la edad, el sexo, el nivel educativo o los hábitos de consumo. Por ejemplo, imagina que tienes una clínica odontológica infantil. Tu público objetivo son padres y madres de entre 25 – 45 años, con ingresos medios, y con hijos de entre 1- 10 años.

  • El cliente ideal es, como su nombre indica, una idealización de ese que es tu mejor  cliente.

Es decir, el cliente perfecto para ti porque, a la vez, tu producto o servicio es perfecto para él. Por ello se identifica con tu negocio, adquiere con frecuencia tu producto o servicio y se convierte en embajador de tu marca al recomendarla a otras personas.

Volviendo al ejemplo de la clínica odontológica, tu cliente ideal corresponde a los padres de hijos que necesitan  ortodoncia y que están preocupados por la salud bucodental de sus hijos. Además están muy contentos con tus servicios y los recomiendan a otros padres en la misma situación.

  • El buyer persona, por su parte, es un perfil concreto e individual construido con un conglomerado de  datos obtenidos de clientes reales.

Digamos que es como la síntesis de tus clientes representada en un solo perfil con nombre y apellidos (que le pones tú). El buyer persona, además de datos sociodemográficos también incluye datos psicográficos, es decir, información acerca de sus objetivos vitales, sus valores, creencias, forma de vida y sus hábitos.   Además, y muy importante, incluye su punto de dolor, es decir, los problemas que le preocupan y quiere solventar.

Siguiendo con el ejemplo anterior, el buyer persona (muy resumido) podría ser un perfil al que llamaremos Gemma Ruiz, madre de 38 años, casada, trabaja como profesora de educación secundaria, tiene dos hijas (una de 7 años y otra de 9) que necesitan ortodoncia.

A partir de aquí iremos añadiendo toda la información detallada que obtengamos a partir de datos reales, sobre rutinas, personalidad, miedos, hábitos de compra y consumo, tipos de lectura que hace, lugares en los que busca información, redes sociales que usa, etc.

2. No lo imagines. Créalo con Material Real

No caigas en el error de describir a tu buyer persona en función de cómo te gustaría que fuese. Constrúyelo solo, y repito, solo, a partir de datos reales obtenidos a través de encuestas o entrevistas, es decir, de una interacción directa con tus clientes reales.

3. ¡Dale vida!

Imagina a tu buyer persona como al personaje de una novela o de una serie, es decir, como a alguien a quien visualizas físicamente y de quien conoces la forma de pensar, reacciones, hábitos… Es interesante que crees una historia sobre su vida,  y que describas su día a día para así comprender sus costumbres y problemas cotidianos.

También es importante que lo concibas como algo orgánico, en continuo crecimiento. No te limites a hacer una ficha con datos estáticos y guardarla en el cajón. Ve considerando cómo le afectan nuevas situaciones y ajustándolo con el paso del tiempo. Ponle nombre y apellido y asígnale una imagen.

4. Empatiza con él

Ponte en su piel y compréndelo para intentar pensar como él. Obviamente esto no es sencillo y conlleva un proceso, pero te ayudará a predecir sus actitudes y plantear acciones precisas.  No cometas el error de pensar siempre como vendedor, piensa también como comprador.

Esperamos que este post te ayude a la hora de crear tu buyer persona.

Asesoria gratis Inbound Marketing

En la Agencia de Inbound Marketing NothingAD ponemos especial énfasis en conocer y comprender a tu público objetivo, conscientes de que es fundamental para optimizar el rendimiento de tu estrategia de marketing. ¿Hablamos?

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *